miércoles, 13 de mayo de 2009

Cuidado con los sapos


Buenas

En las estaciones de primavera y verano es cuando se dan mas intoxicaciones de perros a causa del sapo bufo bufo o sapo común.

Aunque en los sapos no se considera que tengan un sistema venenoso organizado, es de todos sabido, que en su cabeza, hombros y en las zonas dorsales tienen unas glándulas que segregan una especie de mucosidad compuesta por zootoxinas que causan molestias en los animales. La cantidad de glándulas es variable según la especie de sapo que se trate.

Cuando un perro atrapa a un sapo provoca la compresión de las glándulas con lo que el veneno sale, inunda la boca del animal y suele ser ingerido. En el peor de los casos se puede dar que el perro se trague el sapo por completo. Una curiosidad es que los sapos suelen "hacer su vida" de noche con lo que cuando un perro atrapa un sapo de noche, el guía no se da cuenta de lo ocurrido hasta la madrugada siguiente, siendo en muchos casos demasiado tarde.

En algunos casos la cantidad de zootoxinas ha sido tanto que perros han fallecido a las tres horas del incidente incluso habiendo empezado a tratarlos con corticoides, atropina,...

Los síntomas más destacados en estos casos de intoxicación son: irritación mucosa, salivación, debilidad y en casos mas severos se dan micciones, defecaciones, irregularidades rítmicas, convulsiones, dolor abdominal.

En estos casos los primeros tratamientos a realizar, siempre que el animal este consciente y no se de una hipersalivación, es lavar con abundante agua la boca (sin dejar que se la trague) y si se ha llegado a tragar el sapo inducir que lo vomite, pero en estos casos es mejor acudir directamente al veterinario para que lo extraiga endoscopicamente o quirugicamente.

Así que tendremos que estar un poco atentos en ver con que "animalitos" juega nuestro perrete.

Un abrazo.

1 comentario :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar